Intentan desalojar un bloque de viviendas ocupado desde hace cinco años

okupas-pablo-vidal-ciudad-lineal

La empresa Desokupa ha intentado sin éxito desalojar un inmueble asaltado hace cinco años en el distrito de Ciudad Lineal en una operación en la que han participado agentes de la Policía Nacional. Según ha informado una activista por la vivienda a la agencia Europa Press, la intervención se ha producido en un edificio de la calle Pablo Vidal, compuesto por nueve viviendas y en el que la compañía ha conseguido acceder a las casas que se encontraban vacías

Todavía hay personas en el interior de algunos de los domicilios y “van a seguir resistiendo”, señalaba la activista, quien indica que los ocupantes cuentan con el apoyo de alrededor de 40 personas, las cuales han permanecido en las inmediaciones del inmueble. Éste fue construido en 2008 y ha sido propiedad de distintos fondos de inversión -denominados también fondos ‘buitre’- y de inmobiliarias. Durante mucho tiempo, el edificio estuvo vacío, accediendo al interior del mismo varios individuos que robaron cobre e incluso encendieron hogueras

Hace cinco años, un grupo de personas se instaló en las viviendas, llegando a rehabilitarse diferentes espacios y zonas comunes. El jueves de la semana pasada, la empresa Desokupa se personó en el inmueble y rompió las puertas de acceso, “sin orden judicial”. Según relata la activista, los miembros de la entidad ofrecieron dinero a los ocupantes para que se marcharan de la vivienda, negándose éstos. Ya el domingo, las autoridades arrestaron a siete personas acusadas de drenar la piscina. 

El pasado martes 3 de setiembre agentes de la Policía Nacional acudieron de nuevo a la calle Pablo Vidal para mediar con los ‘okupas’, a quienes les dijeron que «si se van ahora del lugar, no tendrán cargos», señala esta activista. Por su parte, el dueño de la empresa Desokupa, Daniel Esteve, ha informado a Europa Press que sólo queda un piso en el que se encuentran dos personas, si bien ha asegurado que el resto están vacíos.

Así, ha explicado que recuperaron ocho pisos que estaban sin luz, sin agua, tenían chinches e hicieron daños en el inmueble, del que ha destacado que no pertenece a una entidad bancaria, sino a una empresa particular. Por su parte, el dueño de la empresa Desokupa, Daniel Esteve, ha explicado que en el edificio sólo quedan dos personas en uno de los pisos, mientras que el resto de las viviendas, ocho, han sido desalojadas.