Los vecinos de Quintana organizan una cacerolada contra las casas de apuestas

casas-apuestas

Los vecinos de Quintana están hartos de las casas de apuestas. En los últimos años han visto como estos locales han proliferado en los barrios. La problemática ha llegado hasta tal punto que en el tramo de la calle Alcalá que recorre el tramo desde Ventas hasta Ciudad Lineal hay quince locales. Por ello, la Asociación de Vecinos de Quintana ha convocado una cacerolada el próximo jueves, 28 de noviembre, a las 19 horas en la plaza de Quintana.

Bajo el lema ‘Cacerolada contra las casas de apuestas’ protestarán en contra de su acumulación, dado que «está hipotecando a nuestros jóvenes y a nuestras familias», como anuncian en su página de Facebook. Según el Censo de Locales y Actividades del Ayuntamiento de Madrid, en la capital hay 378 salones de juegos de azar. Carabanchel (48), Puente de Vallecas (44), Tetuán (35), Centro (31), Usera (32), Latina (27) y Ciudad Lineal (27) absorben el 61% de la demanda total. Este último distrito cuenta con la segunda calle con más locales de este tipo, Alcalá, con 15. Tan sólo le supera Bravo Murillo con 17. Ambas coinciden en que son ejes comerciales y tienen una gran afluencia de público y están bien comunicadas, con varias paradas de metro y autobús.

Según el estudio realizado por el sociólogo Vicente Pérez Quintana junto a la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), los jóvenes que provienen de una familia con un nivel de renta bajo tienen más riesgo de tener problemas con el juego.  “La gran mayoría de los barrios que se hallan por encima de la renta media municipal o no tienen casas de juego o a lo sumo localizan 1 o 2″, asegura en su estudio. En cambio, «más de la mitad de los que tienen tres o más se clasifican en los intervalos más bajos de la escala de rentas». Este es el caso de la zona sur de Ciudad Lineal. Con una media bruta disponible de 21.444 euros, según los datos de EPdata, cuenta con 24 casas de apuestas. Por el contrario, en la zona norte del distrito, con 47.000 euros de renta media bruta, tan sólo hay tres. Por otro lado, también coincide que las casas de apuestas han proliferado donde hay una mayor tasa de desempleados. Así, los barrios de Pueblo Nuevo, Quintana, Ascao y Concepción suman 8.556 desempleados. En cambio, San Pascual, San Juan Bautista, Colina, Atalaya y Costillares tienen 2.296 parados.

cacerolada-casas-apuestas

Cartel de la cacerolada. Foto: A.V. Quintana / Facebook

Prohibición

Miles de personas se reunieron el pasado domingo 6 de octubre para manifestarse en contra de las casas de apuestas. Convocada por la plataforma contra los locales de apuestas de Madrid, en ella se pedía su prohibición y eliminación. En respuesta, la patronal del juego privado en España (Cejuego), negó en un comunicado que los menores entren en los locales. En un comunicado Cejuego ha dicho que de las 22.810 inspecciones realizadas en 2017 en la comunidad de Madrid, se detectó la presencia de 22 menores. «Estos datos demuestran que se está creando una alarma social irreal e innecesaria en este tema», afirma la patronal. En el mismo sentido, inciden en que «al no existir una regulación de las distancias de los salones de juego y casas de apuestas, se produce una concentración».  Y precisa que en la Comunidad de Madrid la norma «no establece una limitación en cuanto a la apertura de número de locales ni establece una distancia mínima de apertura entre unos y otros».

La primera medida que se ha tomado desde la Comunidad de Madrid ha sido la prohibición de emitir su publicidad en la radio televisión pública. Esto entró en marcha tras la aprobación en el mes de marzo de una Proposición de Ley presentada por Podemos en la que se establece que «Radio Televisión Madrid no emitirá publicidad que directa o indirectamente promueva el juego on line, los salones de juego o las casas de apuestas». Esta disposición fue ratificada con su publicación en el BOE el pasado 9 de julio.

[Lee la disposición íntegra aquí]

A su vez, el Gobierno regional aprobó en mayo un decreto en el que se fija una distancia mínima de 100 metros entre los salones de juego y los locales de apuestas respecto a los centros educativos de enseñanza no universitaria. En cuanto a las sanciones, la Comunidad de Madrid las fija en hasta 9.000 euros y contempla una suspensión de hasta seis meses. En caso de reincidir, se podría cerrar el establecimiento hasta cinco años. Desde la FRAVM señalan que aunque «el endurecimiento está bien, es una medida totalmente insuficiente». Su propuesta de desplazarlos a 500 metros no fue suscrita.

Hay comunidades autónomas que han tomado medidas más estrictas. Ejemplo es Navarra, que ayer, 30 de octubre, anunción que prohibirá la apertura de nuevas salas de juego. Esta imposibilidad de abrir nuevos espacios de apuestas se extenderá mientras un grupo interdepartamental estudia el cambio en la Ley del Juego de la Comunidad Foral, que incluirá la regulación de estos lugares.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.