Detenido tras intentar degollar al dueño de un ‘after’ de Ciudad Lineal

after ciudad lineal

Un joven colombiano de 20 años de edad fue detenido por la Policía Municipal la mañana del domingo tras intentar degollar al dueño de un after hour de la calle Elfo y a un cliente que se encontraba en ese momento en el establecimiento, tal y como ha informado El Mundo. Ambos sufrieron cortes de carácter leve y el propietario se salvó por muy poco de un herida profunda en el cuello, según varios testigos. El detenido está acusado de un delito de intento de homicidio y de otro de lesiones. Al arrestado se le incautó un cuchillo de cortar carne de 30 centímetros de largo y 15 centímetros de hoja.

La Policía Municipal ha denunciado en varias ocasiones al local, situado en el número 109. Los vecinos también aseguran que están hartos y cansados de los problemas que genera este after, que abre a las siete de la mañana y que atrae a decenas de jóvenes cuando cierran todos los locales nocturnos.

El presunto agresor estuvo en el local con varios amigos. Los testigos aseguran que iba muy ebrio y que, sobre las nueve de la mañana, empezó a reclamar a los camareros un teléfono móvil. Aseguraba que se lo habían quitado y llegó a amenazar a los porteros. A continuación, fue expulsado del establecimiento sin que pudiese recuperar su celular.

Se sospecha que tras ser echado se marchó a su casa y cogió de su cocina un cuchillo profesional de cortar carne. Llegó al local y entró en el mismo. Se dirigió hacia el propietario y le amenazó. A continuación, sacó el arma blanca y le lanzó varias cuchilladas. Dos trabajadores y un cliente se abalanzaron contra el presunto agresor, que se atrincheró en el interior del local. Finalmente, fue reducido por varias personas. El dueño del after, según los testigos, se salvó de sufrir un corte en el cuello al girar la cabeza. Otro cliente sufrió un corte leve en la mano. Ambos heridos fueron atendidos por los médicos del Samur, según confirmó ayer un portavoz de Emergencias Madrid.

Denuncias previas

El local donde ocurrieron los hechos ha sido denunciado en varias ocasiones. El dueño dice que tiene licencia para bar y que abre para dar desayunos. Sin embargo, los agentes aseguran que se vende alcohol y que la música suena a todo volumen. Asimismo, en una inspección también se hallaron sustancias estupefacientes, según fuentes policiales.

En el último año, en los alrededores del local se han registrado dos peleas con el resultado de cinco heridos, según fuentes sanitarias. Los vecinos aseguran que llevan mucho tiempo luchando para que se cierre el establecimiento que funciona como un after ilegal.

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.